Documento sin título

El fruto

En botánica, el fruto es el ovario fecundado de las plantas con flor. La pared del ovario engorda al transformarse en la pared del fruto y se denomina pericarpio, cuya función es proteger a la semilla. En las plantas gimnospermas y plantas sin flores no hay verdaderos frutos, aunque a estructuras reproductivas como los conos de los pinos, comúnmente se les tome por frutos.

Muchas plantas se cultivan por que dan ciertos frutos comestibles y a menudo fragantes, sabrosos y jugosos llamados frutas.

El fruto es otra de las adaptaciones, conjuntamente con las flores, que ha contribuido al éxito evolutivo de las angiospermas. Así como las flores atraen insectos para que transporten polen, también muchos frutos tratan de atraer animales para que dispersen sus semillas. Si un animal come un fruto, muchas de las semillas que éste contiene recorren el tracto digestivo del animal sin sufrir daño, para después caer -con suerte-- en un lugar idóneo para su germinación. Sin embargo, no todos los frutos dependen de su comestibilidad para dispersarse. Otros, como los abrojos, se dispersan aferrándose al pelaje de los animales. Algunos forman estructuras aladas para poder dispersarse con el viento, como los arces. La variedad de tipos de frutos ha que han desarrollado las angiospermas a través de su evolución les ha permitido invadir y conquistar todos los hábitats terestres posibles

Fruto

Pared del fruto

En sentido estricto, el pericarpo es la pared del ovario luego de la fecundación; en sentido amplio puede abarcar también los tejidos extracarpelares asociados. Para salvar esa diferencia Katherine Esau acuñó la expresión "pared del fruto". Con sentido descriptivo, y sin relación con la ontogenia, la pared del fruto comprende tres capas: exocarpo, mesocarpo y endocarpo. El exocarpo o epicarpo comprende la epidermis solamente, o la epidermis y los tejidos subyacentes. La superficie del exocarpo puede tener aspectos muy distintos. Puede ser lisa como en el morrón o pimiento (Capsicum annuum) o la cereza (Prunus avium; pruinosa (con ceras) como en la uva (Vitis vinifera) y la ciruela (Prunus domestica), pilosa como en el durazno (Prunus persica); con pelos ganchosos o espinas ganchosas como en Desmodium y Melilotus y con espinas como en el "chamico" (Datura ferox). El mesocarpo puede ser escaso como en los frutos secos, o carnoso como en el durazno o la berenjena (Solanum melongena). El endocarpo puede ser carnoso como en la uva, apergaminado como en las vainas de las arvejas (Pisum), pétreo como en la aceituna (Olea europaea), con pelos jugosos como en los frutos cítricos (Citrus).

La consistencia de la pared del fruto determina la asociación de los frutos en dos grupos básicos:

  • Frutos secos, con pericarpo de estructura semejante al episperma. Pueden ser indehiscentes o dehiscentes, con una sola semilla (unispermados) o con varias semillas. En el caso de los frutos indehiscentes los tegumentos del óvulo en su mayor parte desaparecen o se funden con el pericarpo.
  • Frutos carnosos, en ellos interviene el pericarpo y a veces tejidos extracarpelares y también placentas. Son filogenéticamente más nuevos. Pueden tener una cáscara (histológicamente diferenciada) como la naranja, o no tenerla como el tomate

Clases de frutos

Los frutos que posterior a su maduración conservan aún partes de la flor(es) se denominan "Frutos Accesorios". Ej. Punica granatum el Granado que conserva aún el cáliz.

Aquellos que incorporan otras parte que no son de la flor misma se denominan "Frutos Complejos". Ej. Ananas comosus (Ananá o piña), que incorpora el eje de la inflorescencia convirtiéndolo en parte de la infrutescencia. Los frutos que no contienen semillas viables se llaman "Partenocárpicos", Ej. Musa paradisiaca o cambur, Ananas comosus (Ananá o piña), entre otros.

Si el fruto proceden de un gineceo unicarpelar o pluricarpelar cenocárpico, se llaman frutos simples; si proceden de un gineceo pluricarpelar apocárpico, se llaman frutos múltiples o colectivos; si en la formación del fruto intervienen otros órganos florales, aparte de los carpelos, se llaman frutos complejos. Cuando a la madurez se abren de una forma determinanda para liberar las granas, se llaman dehiscentes; en caso contrario, indehiscentes. Cuando el mesocarpo es carnoso, se llaman carnosos; cuando es no carnoso, se llaman secos

Paisaje

La raíz
El tallo
Las hojas
Las flores
Inicio
Semillas